Publicidad
Publicidad
eNewsletter

Recibe gratis en tu correo cada mes lo más destacado de Avicultura.com

Registro eNewsletter

¿Estás registrado?
Modifica tu perfil

Por qué es tan difícil no dotar de antibióticos a los pavos


Foto de Oli Scarff / Agence France -Presse-Gety Images.

Foto de Oli Scarff / Agence France -Presse-Gety Images.

David Pitman es un productor avícola de tercera generación que cría pollos y pavos con su hermano y sus padres en una propiedad al este de Fresno que su abuelo fundó en 1954. Esta familia son un ejemplo de agricultores independientes porque en lugar de criar aves para una corporación, venden directamente a mayoristas y tiendas, y su estilo de cultivo refleja esa libertad. Compran pavos de una variedad de razas, los alimentan con granos orgánicos y los dejan caminar por los prados, generando un producto final muy diferente de las aves de pecho ancho criadas a escala industrial por las compañías de carne nacionales.

Otra de las características de los Pitman es que siempre han criado a sus aves sin ponerles antibióticos en su alimentación. Aunque, aún habiendo prescindido de medicamentos durante todos estos años, aseguran que, por más deseable que sea la intención, llevarlo a cabo es más difícil de lo que parece.

Una de las razones por lo que no usar antibióticos en pavos es más complicado que en los pollos, es por la sencilla razón del tiempo de vida de éstos. Mientras que un pollo de engorde tiene una vida útil de 6 semanas, un pavo lo es de entre 18 a 20 y, cuando pasas tanto tiempo con un animal, aumentan las posibilidades de enfermedad.

No usar antibióticos es más complicado en pavos que en pollos por el tiempo de vida biológico

Así, este es el principal motivo por lo que los productores de pavos criados en EEUU están luchando: renunciar a los antibióticos como promotor de crecimiento -ya que en el país norteamericano ya no son legales desde el 1 de enero de 2017- y decidir qué cantidad usar al uso preventivo legal para combatir bacterias resistentes.

Sin duda, la industria avícola está en transición y vemos señales continuas de hacia dónde se quiere llegar, pero todo tiene su proceso, ya que hasta ahora los antibióticos habían tenido un papel importante en la historia desde 1940, año en que llegaron al mercado y en que los agricultores empezaron a proporcionar dosis bajas de medicamentos en la alimentación animal.

Los antibióticos llegaron al mercado en 1940

Fue en 2013, bajo la presidencia de Obama en los EEUU, cuando se presentaron nuevas leyes en relación a los antibióticos en animales, prohibiéndose dotar de dosis de medicamentos a los animales para su crecimiento y regulando estas dosis para prevenir enfermedades bajo el control de los veterinarios.

thanksgiving-turkeyEste 2017, ha sido el primer año en que los estadounidenses -si han comprado un pavo criado en el país- han podido tener en sus mesas para Acción de Gracias un pavo libre de antibióticos. En esta línea, ya hay muchas empresas que están siguiendo las nuevas reglas del juego. Por ejemplo, Tyson anunció el año pasado que está lanzando una línea de carne de cerdo criada sin el uso de antibióticos de rutina; Cargill retiró a los promotores del crecimiento de su pavo en 2014 tras el anuncio de Perdue, y creó una nueva etiqueta para pavos criados sin antibióticos preventivos; Butterball hizo lo mismo este año; o Hormel Foods, que adquirió la compañía de carne procesada sin antibióticos Applegate, y condujo lo que llama un “estudio piloto sin antibióticos” para su línea principal de pavos, Jennie-O.

2017 ha sido el año en que EEUU ha tenido en sus mesas para Acción de Gracias pavos libres de antibióticos

Según ha expresado un profesor de epidemiología en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Minnesota, Randall Singer,  lo que él está viviendo -basado principalmente en su trabajo en la industria avícola, pero con conocimiento de otros productos básicos- es que la implementación de las reglas de la FDA (Food and Drug Administration), ha tenido un impacto muy positivo en la administración de antimicrobianos, ya que Singer está llevando a cabo un estudio de varios años sobre el uso de antibióticos en el sector avícola.

Lo que es evidente es que el uso de antibióticos no está directamente relacionado con la influenza aviar: los antibióticos no funcionan contra el virus. Pero la sensación de que un brote podría desaparecer de la nada deja a los productores de pavos prudentes en renunciar a las drogas para siempre. Y, que las nuevas prácticas, como son el uso de sistemas de purificación de agua o monitores de calidad del aire han acercado el hecho de estar libres de antibióticos.

Artículos Relacionados

Comentarios cerrados