Publicidad
Publicidad
eNewsletter

Recibe gratis en tu correo cada mes lo más destacado de Avicultura.com

Registro eNewsletter

¿Estás registrado?
Modifica tu perfil

Francia: los gallineros se adaptan a las expectativas de la sociedad

En los últimos años, los consumidores han optado por la sostenibilidad y lo ético asociado al consumo de alimentos siendo cada vez más sensibles a las condiciones en las que se crían los animales que luego acaban en las estanterías del supermercado. Es una tendencia imparable que está sucediendo a nivel global, en muchos países europeos, Estados Unidos y Latinoamérica, entre otros, y que ha hecho que las grandes empresas de distribución terminen por incluir en sus estrategias de venta esta demanda. Desde hace meses, son muchas las que se han comprometido a dejar de comercializar huevos procedentes de gallinas ponedoras criadas en jaulas eligiendo huevos producidos al aire libre u orgánicos.

 

El consumo de huevos en auge

De acuerdo con las cifras más recientes, la producción mundial de huevos de gallina llegó a 69,8 millones de toneladas en 2014 (+ 2%). China es el mayor productor mundial de huevos con alrededor de un 36% de producción, seguida por la Unión Europea (10%), Estados Unidos, India y Japón.

Según las estimaciones de la Comisión Europea, la producción de huevos alcanzó los 6,75 millones de toneladas en 2016, un aumento del 1,2% en comparación con 2015. Con 14.300 millones de huevos producidos en 2016 (+ 1%) y cerca de 47 millones de gallinas ponedoras, Francia ha consolidado su posición como el primer productor de Europa. Está por delante de Italia (13.200 millones, + 0,6%) y Alemania (13.100 millones, + 1%). Las previsiones para 2017 muestran que el país galo conservará su estatus del productor líder con 14.400 millones de huevos.

China es el mayor productor mundial de huevos con alrededor de un 36% de producción, seguida por la Unión Europea (10%), Estados Unidos, India y Japón.

 

Hacia los sistemas alternativos

Pero aunque desde un punto de vista global el sector de los huevos se mantiene estable, está experimentando profundos cambios estructurales en los modos de producción.

Tal y como publicaba la revista Filières Avicoles en su número 810, Francia se ha sumado a la tendencia hacia los sistemas alternativos, pero abogando por una “transición razonable”.

huevos gallinas libres

El compromiso de seguir la transición del sistema de jaulas a la cría de las gallinas en el suelo o al aire libre, con el objetivo de que esos sistemas representen un 50 % en 2022 fue anunciado por el Comité Nacional francés para la Promoción del Huevo (CNPO), la asociación interprofesional representante del sector del huevo, en octubre de 2016. “Queremos responder a la creciente demanda de la sociedad”, explicó Philippe Juven, presidente del CNPO.

En 2015, el 32% de las gallinas en Francia fueron criadas en sistemas alternativos (15,1 millones de gallinas ponedoras) y en 2016, el Sello Rojo de Calidad Superior francés – le Label Rouge – registró un crecimiento de un 1,3% en el número de gallinas y un 5,3% en el número de huevos (390,4 millones de huevos). En cuanto a lo ecológico, ha habido un aumento de un 5,4% en gallinas ponedoras y 7,7% en huevos (727 millones de unidades). Los huevos orgánicos ahora representan el 14% del volumen del mercado y los huevos camperos el 21%.

De acuerdo con el presidente del CNPO, alrededor del 68 % de la producción francesa (unos 14.000 millones de huevos anuales) procede de explotaciones con gallinas enjauladas, por tanto, esta decisión implica modificar el sistema de cría de 10 millones de gallinas con una intensidad de 2 millones de gallinas por año a partir de 2017.

500 millones de euros serán destinados en total para alcanzar este compromiso (100 millones de euros al año), respaldado por un 94% de los franceses.

“El sector de huevos no ha sido capaz de comunicar las ventajas que representa la cría en jaulas, dejando la palabra a las personas que no conocen el oficio y las que han intentado mostrar lo peor: granjas obsoletas y mal dirigidas” lamentó el administrativo del CNPO, Ludovic Duriez, y añadió que los consumidores “imaginan que la gallina no puede moverse”, sin embargo, ella se mueve en un espacio mucho más amplio que ellos piensan y en medio de otras gallinas.

 

Las promesas de los distribuidores

Según las encuestas, un 87% de franceses están dispuestos a pagar 10 céntimos más por una caja de 6 huevos para acompañar la transición hacia la producción de huevos libres de jaula.

Grandes empresas, como Système U, Intermarché, Lidl y Monoprix, y empresas de restauración francesas ya se han comprometido a dejar de vender huevos de gallinas enjauladas a partir de 2020, fruto del trabajo realizado por la organización francesa L214, dentro de la coalición Open Wing Alliance, fundada por The Humane League. Sin embargo, según el presidente del CNPO, este plazo es “demasiado corto” para realizar un cambio tan importante y representa un riesgo para el sector.

Un 87% de franceses están dispuestos a pagar 10 céntimos más por una caja de 6 huevos para acompañar la transición hacia la producción de huevos libres de jaula.

Francia es autosuficiente en la producción de huevos (101%), sin embargo, la nueva reforma puede suponer la necesidad de comprar huevos en el extranjero. De hecho, el 89% de los franceses consideran que el origen francés de los huevos es importante y el 89% están a favor de una oferta consistente únicamente en huevos franceses en los supermercados.

 

 

 

Artículos Relacionados

Comentarios cerrados