Publicidad
Publicidad
eNewsletter

Recibe gratis en tu correo cada mes lo más destacado de Avicultura.com

Registro eNewsletter

¿Estás registrado?
Modifica tu perfil

Ya se ha podido determinar el sexo del pollito en el huevo

El sexaje “in ovo” : una tecnología disponible en el mercado de aquí muy poco.

 

Antecedentes del problema

Este mes de mayo la REAL ESCUELA DE AVICULTURA salió una vez más a detectar  tendencias en el “Silicon Valley” de la avicultura,  Holanda , país pionero en multitud de aspectos.  Allá pudimos ponernos al día de una innovación que marcará un antes y un después en avicultura: ya es posible determinar el sexo del pollito dentro del huevo.

En el Reino Unido las protectoras de animales están haciendo una brutal presión política, con millones de visualizaciones de sus videos, intentado generar remordimientos de conciencia al hacerle creer que cada huevo que se toma comporta la “trituración” o “gasificación” de pollitos macho recién nacidos.

En el Reino Unido las protectoras de animales están haciendo una brutal presión política, con millones de visualizaciones de sus videos, intentado generar remordimientos de conciencia al hacerle creer que cada huevo que se toma comporta la “trituración” o “gasificación” de pollitos macho recién nacidos.

Parece que , ahora sí,  se ha dado un paso definitivo en algo que, movido por la brutal presión de los grupos ecologistas en buena parte, venía y viene preocupando al sector avícola de puesta:  el destino de los machitos recién nacidos hermanos de las pollitas futuras gallinas ponedoras.

Ante la opinión pública no es vendible el sistema actual de eutanasia de los pollitos de 1 día. El consumidor occidental puede ponerse en contra de la industría avícola y dejar de consumir huevos al saber que por cada gallina se ha sacrificado por trituración o gasificación su hermano machito. .

Efectivamente, aunque hace años aún se podía encontrar alguna utilidad a los machitos resultantes del sexaje en las salas de incubación, actualmente no tienen ningún interés, “ni regalados”, al menos en los países de una avicultura desarrollada. Su destino, pues, en la misma planta de incubación, es el sacrificio por eutanasia, de cuya forma se estima que actualmente, solo en la Unión Europea, se sacrifican anualmente cerca de 400 millones de machitos y en todo el mundo ¡ unos 3.200 millones ¡ – tantos como gallinas para puesta -.

 

3200 millones de pollitos son eutanasiados cada año a nivel mundial nada más salir de la incubadora

Las protectoras de animales de los EEUU acusan al sector avícola de “triturar” cada año más de 200 millones de pollitos machos de un día.

Las protectoras de animales de los EEUU acusan al sector avícola de “triturar” cada año más de 200 millones de pollitos machos de un día.

El tema de este necesario sacrificio ha recobrado actualidad a partir del momento en que, en Alemania primero y luego también en algún otro país, los grupos defensores del bienestar animal han acusado a este método de extremadamente cruel.  Sobre este tema SELECCIONES AVÍCOLAS ya informó en su momento de la prohibición en Alemania del sacrificio de pollitos de un día, por la importancia que podría tener para las plantas de incubación el aprobarse una legislación prohibiendo esta práctica, aunque sin brindar ninguna alternativa sobre el destino de los machitos recién nacidos, cuya crianza difícilmente podría resultar rentable.   Y de igual forma, posteriormente también informase sobre los prometedores estudios realizados en la Universidad de Leipzig para determinar el sexo de los pollitos durante el proceso embrionario

Así la situación, las últimas noticias que teníamos sobre este último desarrollo es que en la citada Universidad se continuaba trabajando sobre ello con el fin de mejorar su exactitud y, más que nada, para solventar la cierta merma de incubabilidad que se registra al manipular los huevos embrionados en la operación.

 

Los estudios holandeses

De forma casi paralela con los estudios alemanes, en los Países Bajos, dos investigadores, Wouter Bruins y Wil Stutterheim, en el año 2013 ponen en marcha la empresa “In Ovo” con el fin de estudiar la biología y las ciencias biomédicas en el momento, intentando aplicar la biotecnología en la determinación del sexo del embrión antes de su nacimiento.

Ya se ha conseguido hacer nacer pollitas y machitos por separado en una planta de incubación comercial.

Ahora, tres años después, el 24 de mayo pasado la empresa ha hecho público el resultado de su desarrollo, como fruto de las investigaciones que han estado realizando en la puesta en marcha de la biotecnología necesaria para el proyecto.

El proyecto se ha desarrollado con la ayuda de:

  • el Ministerio de Asuntos Económicos Holandés,
  • la Universidad de Leiden,
  • la Sociedad Holandesa para la Protección de los Animales – Dierenbescherming -,
  • las plantas de incubación holandesas COBK
  • y la División Norte de la Organización para la Agricultura y Horticultura (LTO Holanda).

Según su comunicado, In Ovo indica que hay otras técnicas para determinar el sexo del pollito antes de su nacimiento, basadas en la determinación del nivel de estrógeno en el huevo en incubación. Sin embargo, indican que este método es muy lento – 4 horas – y es muy caro, lo que hace que sea inadecuado para su empleo en las plantas de incubación, mientras que con la tecnología de In Ovo esto se puede determinar en cuestión de segundos.

También indican que ellos han encontrado “nuevas sustancias” que muestran el sexo del embrión al cabo de 9 días de incubación, en un análisis rápido y de detección relativamente fácil. La técnica ya ha sido probada en una planta de incubación holandesa en la cual la empresa fue capaz de hacer nacer pollitas y machitos por separado en varias ocasiones. El método también es lo suficientemente rápido para separar grandes cantidades de huevos de forma automática, lo que ha conducido a que actualmente se esté desarrollando el primer prototipo de un aparato comercial para realizar la operación.

A diferencia de otros metódos que buscan determinar el sexo del embrión por estrógenos, este lo hace por biomarcadores de detección fácil, rápida y automatizable.

 

Partners In Ovo

El desarrollo de esta técnica se ha visto acelerado contando con el apoyo financiero de – entre otros – la citada Universidad de Leiden y el Ministerio de Asuntos Económicos de Holanda. Además, se han unido al proyecto la empresa danesa-holandesa Sanovo Technology Group y otras cinco empresas privadas holandesas, lo que ha permitido a In Ovo trabajar actualmente en el siguiente paso para ofrecer su solución al mercado, indicando que esperan poder hacerlo a principios de 2018.

Superadas ya las primeras fases experimentales en plantas de incubación, el  “sexaje in ovo” espera estar disponible en el mercado en 2018

 

Los fundadores de la empresa In Ovo, Wouter Bruins y Weil Stutterheim

Los fundadores de la empresa In Ovo, Wouter Bruins y Weil Stutterheim

 

La Opinión de la Real Escuela de Avicultura

En nuestra opinión, aunque en el momento de escribir estas líneas no se haya desvelado cuales son esas “nuevas sustancias” que, una vez analizadas, han de permitir el poder determinar el sexo del embrión, la información parece ser lo suficientemente seria como para confiar en la importancia del proyecto.

A nuestro entender hay que tener en cuenta además estas Consideraciones Tecnológicas:

  • ¿cómo se obtendrá del huevo en incubación la muestra necesaria para realizar el análisis?
  • ¿cómo se hará la identificación de los señalados por contener un embrión macho?
  • ¿será rápida y agil la separación de los huevos señalados por contener un embrión macho?
  • para aplicarlo a nivel industrial, el sobrecoste de esta tecnología, ¿se verá compensado por llevar al nacimiento menos pollitos y ahorrarnos , en coste e imagen social, la destrucción de los pollitos macho?

y estas Consideraciones Sociales:

  • Para los defensores radicales del bienestar animal, ¿sera suficiente?
  • ¿No nos acusarán los mismos que se han opuesto al sacrificio de los machitos recién nacidos de estar ahora destruyendo embriones ….?

Podemos adivinar pues que aun queda un largo camino por recorrer para que la técnica pueda ser adoptada comercialmente,  pero,  sin duda igual que en su día la vacunación “in ovo” supuso un cambio radical,  el sexaje “in ovo” va a convertirse en una innovación disruptiva en la avicultura moderna.

 

Fuente:  REAL ESCUELA DE AVICULTURA

Avicultura.COM        //    SeleccionesAVICOLAS.com

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Comentarios cerrados