Publicidad
Publicidad
eNewsletter

Recibe gratis en tu correo cada mes lo más destacado de Avicultura.com

Registro eNewsletter

¿Estás registrado?
Modifica tu perfil

La agricultura biológica puede contribuir a la lucha contra el hambre pero es necesario utilizar abonos químicos para alimentar al mundo

El Director General de la FAO ha declarado, recientemente, que la FAO no tenía
ningún motivo para creer que la agricultura biológica pueda reemplazar
los sistemas agrícolas tradicionales para garantizar la seguridad mundial
de los alimentos. Estos comentarios surgieron a raíz de las informaciones
aparecidas hace poco en la prensa y en los medios de comunicación indicando
que la FAO aprobaba la agricultura biológica como solución al
hambre en el mundo. “La agricultura biológica produce alimentos
sanos y nutritivos y representa una fuente creciente de ingresos, tanto para
los países desarrollados como para los países en vías de
desarrollo. Pero, hoy en día, no es posible alimentar a seis millares
de millones de personas, que en el 2050 serán nueve millares de millones,
sin una utilización responsables de los abonos químicos”.
———————————————–

En el 2005 se han cultivado, en agricultura biológica, cerca de 31 millones
de hectáreas, o sea alrededor del 2% del suelo agrícola mundial.
En mayo de este año tuvo lugar en el seno de la FAO una Conferencia
Internacional sobre la agricultura biológica
. Según uno de
los documentos presentados con esta ocasión -aunque no se trataba de
un documento de la FAO- la agricultura biológica debería ser capaz
de producir la cantidad de alimentos suficiente para alimentar a la población
mundial actual. Según la FAO, teniendo en cuenta los datos y los modelos
concernientes a la productividad de la agricultura biológica, en comparación
con la agricultura tradicional, el potencial de la agricultura biológica
no es suficiente para alimentar al mundo.

Además, si los productos biológicos se venden, en general, a
precios más elevados que los productos tradicionales y pueden constituir
por tanto una buena fuente de ingresos para los agricultores, es evidente que
estos productos deberán responder, en todo caso, a ciertas normas más
rigurosas.
-

Artículos Relacionados